+
Información

Jazmín amarillo

Jazmín amarillo

El jazmín amarillo - información general

En el lenguaje de las flores, el jazmín amarillo indica dulzura y elegancia. De hecho, aunque pequeñas y discretas, las flores de este arbusto destacan por su color brillante y su inusual época de floración. El jazmín amarillo fue descubierto en China y introducido en Europa a mediados del siglo XIX por un botánico escocés; desde entonces, su popularidad y difusión han crecido gracias a su resistencia a los climas fríos y su rusticidad, que le permite crecer con muy pocos cuidados. Su versatilidad permite que se utilice para bordear parterres, como cobertura de suelo, o para cubrir paredes o parapetos, en este caso la planta debe contar con soporte. Las pequeñas hojas brillantes aparecen en primavera, después de la floración, reunidas en mechones de tres folíolos.


Cultivo

Esta planta se considera un arbusto rústico, que requiere pocos cuidados y se adapta bien a todos los climas, no requiriendo atención especial. En cuanto al suelo, esta planta se adapta a cualquier suelo, incluso pobre en materia orgánica; el arbusto recién plantado necesita un riego regular, para que sus raíces echen raíces y se desarrollen fácilmente; posteriormente, se conformará con el agua de lluvia. Si se coloca en una posición soleada, la planta dará ricas flores, mientras que a la sombra las hojas se desarrollarán más. Además, la particular resistencia al smog y la capacidad de reducir la contaminación acústica, gracias al denso follaje que forma una barrera contra el ruido externo, hacen que la flor sea ideal para balcones y terrazas de la ciudad. Por tanto, es excelente para dar vivacidad y color a nuestros hogares y aportar un poco de verde incluso a la ciudad.


Poda y reproducción

La poda de la planta se realizará al final de la floración, en los meses comprendidos entre marzo y abril, antes de que broten las hojas en las ramas. Una poda anual ligera evitará que las ramas crezcan excesivamente desordenadas y contribuirá al desarrollo de más hojas. Para favorecer la cicatrización y, al mismo tiempo, evitar infestaciones, esta operación debe realizarse con unas tijeras especiales y muy afiladas, con las que se realizarán cortes oblicuos y limpios. En cuanto a la reproducción, se realiza mediante esquejes, de unos 10-15 cm, que se toman en otoño y se enraizan en una mezcla de arena y turba a partes iguales. Las plántulas así obtenidas deben mantenerse abrigadas durante 2 años y posteriormente trasplantadas para facilitar su crecimiento.


Jazmín amarillo: plagas y enfermedades

los jazmín amarillo está expuesta a los ataques de dos de los parásitos vegetales más comunes: los pulgones y la cochinilla. Pulgones: viven en colonias que crecen rápidamente, chupando la savia de la planta que, en consecuencia, perece. Una planta infestada de estos parásitos presenta, en el envés de las hojas, racimos de pequeños insectos móviles, blanquecinos o amarillentos. Luchan con tratamientos pesticidas específicos. Cochinillas: estos insectos también se alimentan de la savia de la planta; su presencia se revela por manchas blanquecinas en el envés de las hojas, que se secan, se enrollan y se caen. Si la infestación está contenida, las cochinillas se pueden eliminar con un hisopo de algodón empapado en alcohol; sin embargo, si la invasión es extensa, será necesario recurrir a plaguicidas.


Vídeo: Jardinería. Jazmin: Variedades, cuidados, origen y mucho más (Marzo 2021).