+
Interesante

Trabajas en el jardín en agosto

Trabajas en el jardín en agosto

Riego

Las temperaturas son altas, los días largos y las lluvias escasas. Si queremos conservar el trabajo realizado hasta el momento, es necesario regar con frecuencia, incluso todos los días para los cultivos más sensibles. En particular, nunca dejamos calabacines, pimientos, berenjenas y apio sin agua. Distribuimos por la mañana o por la tarde, pero siempre esperando que el suelo se enfríe: evitaremos la evaporación, el establecimiento de patógenos y daños por choque térmico. Sin embargo, algunas verduras se benefician de la suspensión, especialmente cuando la fruta ha alcanzado un buen tamaño y está a punto de madurar. Entre estos podemos mencionar melón, sandía, calabaza y algunos tipos de tomates: el exceso de agua interfiere con la acumulación de azúcares y por tanto con la intensidad final del sabor.


Mantenimiento

Eso sí, siempre debemos cuidar las malas hierbas eliminándolas manualmente o con un delicado azadón. El mantillo vegetal puede ayudarnos a reducir las intervenciones y mantendrá frescas las raíces de los vegetales. Al mismo tiempo, comprobamos la estabilidad de los soportes: la abundancia de fruta, quizás pesada, puede ponerlos a prueba, especialmente durante las violentas tormentas de verano.

Seguimos recortando las plantas que han alcanzado su altura final. La misma operación, en melones, calabazas, pepinos y sandías, favorece la producción de tallos secundarios y terciarios y flores femeninas. Procedamos al escaldado de apio y puerros y ensaladas.

Los tomates, pimientos y berenjenas maduran mejor si están bien expuestos al sol: para facilitar el proceso, retiramos las hojas que los cubren. En las regiones del sur, sin embargo, demasiado calor puede causar quemaduras: en este caso utilizamos láminas de sombreado especiales.

  • El huerto en agosto

    Agosto es quizás el mes más rentable del año, sobre todo si tenemos una amplia oferta de árboles frutales en nuestra parcela. Habrá manzanas y peras, albaricoques, melocotones, frutos pequeños, cerezas ...

Siembras y trasplantes

Necesitamos sembrar y plantar hortalizas que nos permitan tener buenas cosechas hasta finales de otoño. La siembra, para realizarse al aire libre, es prerrogativa únicamente de las personas que no salen de casa: para obtener una buena germinación es importante mantener siempre la tierra húmeda. Una excelente opción son la achicoria catalana, la cebolla blanca, la achicoria de Verona, el hinojo, la lechuga, el perejil, el rábano, la rúcula, la espinaca, la col, la zanahoria, la coliflor y el brócoli. Alternativamente, podemos centrarnos en plantas ya hechas, pero eligiendo solo aquellas con pan de barro: lo importante es seguirlas con riegos al menos en los primeros diez días. Las mejores opciones son: puerros, hinojo, brassicas, cebollas, ensaladas, calabacines, remolachas.

Antes de continuar, restauremos la fertilidad del suelo con un mejorador de suelo bien curado y un fertilizante vegetal.


Trabajar en el jardín en agosto: El jardín si nos vamos de vacaciones

Muchos de nosotros nos mudamos de casa durante algunas semanas este mes. Desafortunadamente, esta es la época más calurosa y seca del año. A continuación se ofrecen algunos consejos para reducir el daño tanto como sea posible.

En primer lugar, instalemos un riego automático cronometrado: bastan tuberías perforadas y una centralita (hoy en día las hay muy sencillas y económicas). También colocamos un mantillo vegetal espeso al pie de las plantas (lo ideal es utilizar los trozos de hierba).

Si es posible, asignamos a un conocido para que venga a recoger las verduras que perecen más rápido o que, si crecen demasiado, debilitarían la planta: ensaladas, calabacines, albahaca, pepinos. Si esto no es posible, recolectamos todo lo que esté maduro (o casi) y también sacamos los frutos más pequeños.


Vídeo: 10 PLANTAS que FLORECEN TODO EL AÑO + Nombres y Cuidados (Marzo 2021).