+
Diverso

Luces de jardín

Luces de jardín

Generalidad

Las luces del jardín cumplen una función muy específica: sin ellas no sería posible disfrutar del jardín ni siquiera por la noche. En la categoría genérica de luminarias de jardín existen diferentes tipos, cada uno con sus propias características. Los podemos dividir en: farolas, focos, colgantes, linternas. Para hacer una correcta elección de las luminarias de jardín es necesario tener una idea clara de dónde colocarlas: para una avenida, el uso de farolas es ciertamente más apropiado porque al ser lo suficientemente altas ofrecen un mayor radio de luminosidad, para las áreas alrededor del Se prefieren focos para piscina o bajo los árboles.


Luces de la calle

Las farolas son un ejemplo clásico de iluminación exterior, están diseñadas y construidas para cubrir todas las necesidades del entorno exterior: resistencia, impermeabilización, durabilidad, una amplia gama de modelos. Cuando es necesario iluminar un área lo suficientemente amplia, las farolas se colocan a una distancia adecuada para que todo el camino sea completamente visible. La forma reproduce una farola clásica colocada en una vía pública y la función es la misma. La elección puede verse dificultada por los numerosos modelos que ofrece el mercado, por ello siempre es recomendable pedir consejo al minorista, además de comprarlos en el número adecuado.


Los focos

Los focos son luces bastante modernas que se utilizan en espacios exteriores porque permiten que la luz se difunda de una manera particular. Por lo general, se utilizan para resaltar un espacio o un objeto en el jardín. La luz de los focos es lo suficientemente brillante y se proyecta de abajo hacia arriba, a diferencia de la farola que, al estar colocada a una altura intermedia, en comparación con los asientos, proyecta la luz hacia abajo. Las luminarias de jardín que entran en la categoría de focos se pueden elegir en diferentes formas y colores para animar el espacio y, en ocasiones, se transforman en auténticos muebles que completan y enriquecen el jardín.


Las luces colgantes

Las luces colgantes son un modo exterior poco utilizado porque, en comparación con los otros dos enumerados anteriormente, requieren una estructura diferente. Para colgar un candelabro en el exterior se debe reparar para evitar daños por el clima, por tal motivo se debe colocar en un mirador o debajo de una estructura cubierta que no deje pasar la lluvia. Puede elegir candelabros muy particulares por la forma y el uso de materiales. Muy interesantes son los modelos fabricados en plástico, ligeros y fáciles de arreglar. Una alternativa, como una luz de jardín, podría ser la lámpara de araña que, en lugar de la bombilla, permite el encendido de velas. Todo esto sin duda contribuye a crear una atmósfera mucho más romántica.


Luces de energía solar

Las luces de las que hemos hablado hasta ahora funcionan todas con electricidad tradicional pero hoy existe una alternativa: la energía solar. Tanto los focos como las farolas pueden alimentarse con la energía del sol, evitando así consumos relacionados con la electricidad. Además, se trata de luminarias de jardín que te permiten respetar el medio ambiente y tener una vida bastante larga. Para instalarlos no necesitas llamar a un profesional, solo necesitas colocar la luz y los rayos del sol recargan de forma independiente la celda solar que permite que la lámpara se encienda. Es importante optar por la iluminación exterior alimentada por energía solar, ya que no implica ningún coste más que la compra de la propia lámpara. Las luminarias de jardín han experimentado una rápida evolución para dar respuesta también a las necesidades del mercado que busca poner a disposición de sus clientes no solo productos de exterior eficientes sino también con un diseño particular.


Linternas

En este caso, los faroles son un ejemplo de cómo la iluminación exterior ha seguido tendencias y evoluciones: una vez poco utilizados, hoy cuelgan de las ramas de los árboles y se colocan sobre la mesa y también se pueden iluminar mediante una vela. Las luces de jardín como las velas parecen integrarse mejor en el entorno natural, además son muy baratas y se pueden elegir en la versión perfumada.


Nuevas sustancias: bioetanol

El bioetanol es una sustancia muy utilizada para velas pero también para antorchas de jardín. Es una sustancia que solo hace algún tiempo que está presente y que está presente en el mercado y es buscada. Es un líquido que permite que se enciendan velas o linternas, y en algunos casos se pueden elegir luces de bioetanol para exteriores que combinen también la función de calefacción. El costo de estas luces para exteriores es aproximadamente el mismo que las luces tradicionales, depende mucho del gusto personal y de la impresión que quieras dar a tu jardín. Es bueno evitar usar demasiadas luces diferentes porque crearían un ambiente desigual. Lo mejor es confiar en una sola línea de iluminación exterior y elegir los elementos que parezcan más adecuados para su espacio.


Luces de jardín: Iluminación de jardín: Diferentes espacios, diferentes luces.

¿Tienes un jardín, pero no sabes cómo iluminarlo? ¿No estás seguro de qué luz es la más adecuada para aprovechar al máximo tu espacio exterior? A continuación, se ofrecen algunos consejos útiles sobre cómo iluminarlo mejor. Una luz instalada en el suelo, como un foco, emite una luz bastante concentrada, en las tiendas se pueden encontrar diferentes modelos y diferentes formas, pero normalmente se utilizan siempre para enfatizar el perímetro de una determinada zona. La luz difusa desde arriba, por otro lado, es una luz adecuada para el comedor. No hace falta subrayar el hecho de que la cantidad de luz debe ser bien proporcionada y debe ser capaz de crear un ambiente adecuadamente iluminado, para crear atmósferas particulares.


Vídeo: FANTÁSTICAS IDEAS PARA ILUMINAR EL JARDÍN. (Marzo 2021).